el olfato

El olfato en el perro es de los sentidos, de los mas importantes, por el cual obtiene infinita información.
Puede tener hasta un alcance de hasta unos doce metros por debajo del suelo, y parece ser que funciona de manera similar al sentido de la vista en los humanos.
Un olor crea imagen en su cerebro,por esta cualidad exelente, es por el que los perros son utilizados en infinidad de tareas de busqueda.
Los entornos naturales enrriquecen el olfato del perro, le ofrecen diversidad y calidad en lo que percibe, baja sus niveles de stress.
El olfato es para el perro el gran vehículo en su educación, es el que lo conecta con todo su entorno, ofreciendole gran cantidad de estímulos y certidumbres, llegando a veces a desifrar el estado anímico de otros individuos.
No huele solo hierba, huele cada milímetro de esa hierba, por lo cual su actividad de exploración, es fundamental para el conocimiento que necesita para su desarrollo.
La no intervención humana en la exploración, es fundamental, de esta manera permitimos que el perro en entornos naturales llegue a un estado de relajación.
En entornos urbanos, es tan importante como en los entornos naturales, las prisas en los paseos, el controlarlos con la correa, puede perjudicar esta necesidad innata en el perro.
Cuando son cachorros es indispensable, dejarlos salir de casa usando la nariz, desde la misma puerta de casa, para que progresivamente puedan ir conociendo cada tramo del camino, a su ritmo ,esto le irá aportando mucha seguridad en su gestión del entorno.
El uso de la nariz es fuente principal de aprendizaje, sin el uso de la nariz, nos encontraremos frente a infinidad de problemas, sobre todo aquellos relacionados con los miedos y la falta de autoestima.